Los pájaros

Esta galería contiene 1 foto

  El día después de las elecciones autonómicas, a primera hora de la mañana acudí al veterinario. Una urgencia. Para mi alivio, la sala de espera estaba vacía, en comparación con otros días, tres personas y dos animales, descontándonos a … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Nanny y Rose

Nanny y Rose

El pintor y su musa

Nanny y Rose de Scott Prior, es una pintura que me enamoró. Me cautiva la atmósfera de serenidad, la envolvente luminosidad, o tal vez, ese albornoz a cuadros me trajo recuerdos de la infancia.

Creo que la explicación más sencilla, es que me resultó familiar. Ahora comprendo la maestría del artista que nos acerca a su cotidianidad, con toda familiaridad; introduciéndonos amigablemente en su entorno, vemos lo que él ve.

Tuve durante unos años la reproducción en mi casa, la regalé como homenaje a mi perro, Chispa, que tanto se parecía a Rose. Tenía bien grabada la imagen en mi retina, pero, de forma intermitente, olvido el título del cuadro, así que puse en marcha las búsquedas con el nombre de la editorial de la reproducción y no sé cuántas variables más hasta dar con éste artículo de Glenn Kulbako; la modelo de la mayoría de las obras de Prior es su mujer, Nanny, a la que conoció en una exposición del artista. Una bella coincidencia también, como la del comentario al artículo… sentimientos y recuerdos engarzados por los hilos invisibles de la red…

A. Ferri

http://kulbakophoto.com/blog/?p=1682

“Nanny y Rose es una de las imágenes más emocionantes para mí, la ví en el MFA! La primera vez encontré una postal de la foto en una tienda de regalos y más tarde vi el original, mientras caminaba por el museo! Enmarqué esa pequeña postal porque me recordó a mis días de verano en Nantasket, y sí, aunque yo no tenía un porche o un perro, puede que fácilmente me viera a mí mismo usando ese “look”! La coincidencia que yo realmente no puedo superar es que acabo de oír a su hermano, Mark Vonnegut hablar sobre su nuevo libro… Pensar que su hermana es uno de los sujetos de esta querida pintura, es de no creer … Gracias por compartir!”

Publicado en Internet | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Un vaso de agua no se le niega a nadie.

Esta galería contiene 1 foto

  Recuerdo que en mi antiguo barrio había fuentes públicas en una de las calles de casas bajas, como de pueblo. Tras jugar toda la tarde en la plaza íbamos allí a beber. Cuando terminaron de urbanizar la zona con … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El mundo de las ilusiones

libros

Escribiendo y leyendo son unos de los momentos en que se producen más sincronicidades, por lo menos en mi caso. A pesar de que siempre he mantenido un orden, rayano lo obsesivo, en documentos y en efectos personales en general, desde hace tiempo hago anotaciones en diversas libretas, archivos de ordenador y notas en variados dispositivos electrónicos. Así, quise seguir un orden anotando casualidades en una libreta, pero finalmente lo desestimé, guiándome únicamente por el recuerdo y mi memoria, pues talmente como ocurre cuando las narras a otra persona, al leer, pasado el tiempo, yo misma mis anotaciones, las encontraba faltas de sentido, tan vacías como una simple anécdota.

Una de las formas como me gusta recordarlas es traspasándolas al entramado de un cuento, si consigo dotarlas de ese aura mágica que se produce cuando ocurren me doy por satisfecha. Dicen que sólo podemos ver, entendiendo por ello comprender, aceptar, aquello para lo que estamos preparados, todos atravesamos distintas etapas en la vida y es, lamentablemente, en las etapas de duelo, tras perder a un ser querido o de conflictos internos, cuando sentimos curiosidad o nos atraen los temas más místicos o espirituales y entonces, ahondamos en el significado de los acontecimientos vitales, de los episodios de nuestra existencia o, como en mi caso, de los insignificantes guiños  del azar.

El médico Eduardo R. Zancolli aborda en su libro El misterio de las coincidencias, el significado profundo de las mismas como una guía que podemos desentramar para dotar con ella a nuestra vida del sentido profundo que en nuestro interior queremos abrazar. Volviendo la vista atrás, reconozco que algún encuentro fortuito e inesperado podría haber dado un vuelco considerable a mi recorrido vital, aunque en aquel momento no supe reconocerlo como tal, rememorándolo ahora, sí fue significativa la oportunidad que tuve en aquel instante, y verdaderamente, era la opción que yo andaba buscando y no supe ver. Pero en esas onduras no me atrevo a meterme y menos escribirlas, pues aunque más consciente que en aquellos años, todavía no creo haber tomado con tal firmeza las riendas de mi destino, son tantas las elecciones que hemos de tomar todos los días, multitud de opciones, a toda hora estamos eligiendo y desechando.

Mi percepción de las sincronicidades es más, digamos de andar por casa, son pequeños acontecimientos, relacionados con el día a día. Como en los últimos tiempos focalizo mi atención en leer y escribir, supongo que es normal que se desarrollen relacionados con la literatura, o con las actividades que desarrollo asociadas a mi afición de escribir. Tengo pendiente la lectura de varios de los libros de Paul Aster sobre la sincronicidad, La música del azar, El cuaderno rojo y Experimentos con la verdad. Mientras los localizo, hace poco en una incursión por una de las bibliotecas que frecuento elegí El mundo de las ilusiones, y quedé maravillada con las reflexiones del protagonista sobre la sincronicidad, a éste le proponen la traducción de la obra de  François-René de Chateaubriand, Memorias de ultratumba, a través de la llamada telefónica de un amigo, y reflexiona sobre la posibilidad de que esa llamada, en cierta forma, hubiera sido atraída por su pensamiento, ya que calculando el tiempo en que el amigo gestó la propuesta para ofrecérsela a él, el había estando pensando al tiempo en ello. El plazo de préstamo se agotó y no concluí la lectura del libro, preferí devolverlo para leerlo con más detenimiento. La biblioteca es inmensa, aunque los libros de préstamo son bastante escasos, eché una ojeada a las estanterías, breve, pues tenía que marcharme, pero preferí acercarme a las de ciencia, física y otras que no fueran las de novela. Los techos, altísimos, disponen de claraboyas verticales en la parte superior y la luz incide de forma casi vertical como en una iglesia, un rayo juguetón refulgía en las doradas letras del oscuro lomo de uno de los libros del estante superior al que yo observaba, hubo un momento en que incluso me molestó el fulgor pues dio de lleno en mi pupila. Parecía una llamada de atención, un rayo travieso, al que yo obstinada no quería obedecer. Finalmente elevé la vista hasta el libro y lo tomé para leer título y autor, pues las letras del lomo eran demasiado brillantes, era Memorias de ultratumba de François-René de Chateaubriand. No me lo podía creer, el libro desde luego debía estar allí por error, alguien lo había dejado en la estantería equivocada, pero es que además era el libro que mencionaba Auster en la novela que acababa de dejar en el mostrador. Dudé que fuera así, necesitaba corroborarlo y volví para que la funcionaria me dejara consultarlo antes de marcharme. Busqué la página y el párrafo mencionado y me cercioré, así era. ¿Pueden existir las casualidades, dentro de las casualidades de un libro de ficción? Algo así como la Historia Interminable de la sincronicidad.

A. Ferri

“…No es ver para creer sino creer para ver, pues lo que hay en nuestra mente es lo que hace que nos atraigan y nos veamos atraídos hacia lo que es análogo. Esa es la manera en que todo se agrupa…” B. F. del Castillo

frase-verdadera-vida-paul-a

Publicado en Así es la vida, Libros | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Promoción de guante blanco

 

libros e internet

Escribir y poder publicar de forma inmediata, a través de internet en blogs y redes sociales, creo, es una ventana de libertad. Muchos pensarán que nunca antes se habían quedado plasmadas tantas tonterías juntas, sandeces o vanalidades, mediocres relatos, poemas insufribles y textos con una ortografía que destroza la vista. Particularmente a mí,  me hubiera encantado disponer de tanto por leer de épocas pasadas, etapas de las que sólo nos quedan los libros o como mucho, remontándonos muy atrás en el tiempo, las pinturas en las cuevas.

Estos días leí un buen artículo sobre el peligro de la exposición pública de artistas, y particularmente, escritores, en las redes sociales. El escritor dispone de medios, hasta hace nada impensables, para dar a conocer su obra, publicitarla y promocionarla, pero ha de llevar mucho cuidado con implicarse dando su opinión sobre temas sociales o políticos, o simplemente, banales, pues fácilmente será calificado como “ésto o aquello”. En el texto se aconseja la conveniente separación entre la obra y la vida del artista, aludiendo en el caso del escritor a la voz narrativa…  lo que pone en boca de sus personajes no tiene porqué ser lo que piensa…

Recientemente, ha salido a la luz el primer libro impreso de un escritor-crítico literario y ex profesor, al que sigo en las redes sociales. Desde que comenzó a promocionar su obra en las mismas páginas donde antes realizaba agudos análisis sociales y acertadas críticas al poder económico y político (aunque en ocasiones exacerbadas, la calidad de sus artículos para mí, lo disculpaba y sobre todo la cercanía personal y la sinceridad) el interés de sus publicaciones en la red ha caído de forma inversamente proporcional (espero) a las ventas de su libro en papel; además, también ha influido, pienso que de manera notable,  el cambio drástico en su posición respecto a temas como el uso de la violencia y el tema independentista. Pienso que éste es un momento en que necesitamos voces auténticas, valerosas, que aporten un poco de razón entre tanto descalabro… y es cierto que, es común caer en la trampa de etiquetar y juzgar, pero también lo es que grandes escritores como Millás ofrecen su opinión de forma literaria, amena y totalmente separada de sus novelas. Otra cosa es que queramos el pan y las tortas, las ventajas de los medios de comunicación internautas, pero usados de forma aséptica, casi, casi como un mayordomo de casa bien que sirve la exquisita cena con guantes blancos.

Será que me he habituado a leer a través de las redes, poesía, ensayo, artículos, e inmediatamente busco información del autor, su biografía, su contexto vital, sus otras obras… Si es eso precisamente lo que primero recomiendan a los estudiantes en los libros de texto de literatura, conocer al autor para poder comprender su obra… ¿entonces qué pretendemos? ¿No es el hecho de escribir un acto comunicacional?Un autor, ahora dispone de las herramientas apropiadas para, con maestría, combinar adecuadamente la información necesaria que nos haga apreciar su obra y también, sentir simpatía y cercanía por su trayectoria vital… o no…

Escribir es un acto impúdico, tal vez exhibicionista, y los blogs tienen un mucho de diario… y los lectores un tanto de morbosa curiosidad, desde luego, es contradictorio que en el medio social más usado en internet, prime la cercanía y el contacto directo con los internautas, cuando nunca hemos estado más lejos físicamente a la hora de comunicarnos, pero es una regla básica… aún entre letras, puntos y comas se palpa la sinceridad y la emotividad… para promocionar y publicitar existen otros medios, o si no, habrá que inventárselos.

A. Ferri

Publicado en Escritura | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿Escribir? ¡Sí, gracias!

niña

Ayer leí una pregunta, simple, una pregunta que muchos nos hacemos cada día, o de vez en cuando. La respuesta fue ‘sí’, ese sí salió de lo más hondo de mis células, cuando, probablemente, el constante pozo de dudas e insatisfacción cotidiana, podría haber lanzado su cubo por el borde del murete con un gran NO flotando, dos letras como dos velas de cumpleaños de lodo y barro, hediondas y mohosas. Pero un gran SI brillaba sonriente detrás de una vaporosa cortina, resplandeciente, que ondeaba ante las hojas abiertas de un gran ventanal. Ese ‘si’, era la respuesta inequívoca, porque en ese momento estaba escribiendo o pensando en qué escribir, o leyendo sobre cómo escribir, porque aunque en la infancia contestara -cuando algún adulto programado me hacía la típica pregunta “¿qué quieres ser de mayor?”-: “bailarina, maestra o saltimbanqui”, profesiones que nunca he ejercido, siempre he tenido claro que lo que no quería era hacer lo que no quería, eso creo que es lo único que he defendido con uñas y dientes, y, en ese deambular sorteando los grandes obstáculos con un cartel luminoso que decían: “debes hacer ésto, debes ser ésto…”, llegué, sin quererlo, a querer escribir todos los días, que es lo único que verdaderamente quiero hacer.
Por lo tanto la respuesta a la pregunta: “¿eres la adulta que querías ser de niña?” es ¡SI!

A. Ferri

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Así es la vida

Muchas veces las casualidades se presentan ante nosotros, concatenadas, engarzadas, hiladas ya de una forma tan natural, que no podemos por menos que aceptar, definitivamente, el poder que han ejercido la “intención” y la “acción” de las personas que han confabulado para que así se produjese, asentando de forma racional, las intuiciones que elaboramos sobre los acontecimientos de la vida y su significado.

Gracias al tesón y la proactividad de un querido familiar, he tenido ocasión de participar en el taller de poesía de Ana Luisa Ramírez, experiencia que deja un grato recuerdo, por su forma de acernarnos a la poesía y la concepción de ella que nos ha transmitido.

Dejo aquí testimonio de su excepcional blog El hilo rojo, al que accedí tirando del hilo de las búsquedas en internet, con las palabras clave de su libro “Así es la vida”.

Y éste post lo categorizo, cómo no, en la categoría Así es la vida de éste blog, para cerrar el círculo hasta otra ocasión.

http://analuisa-elhilorojo.blogspot.com.es/2013/10/el-hilo-rojo-se-enreda-y-asi-es-la-vida.html

asi es la vida

 

* Ilustración: Carmen Ramírez

Publicado en Así es la vida | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios